Destinos

Punta del Este

 

En el extremo sur del Uruguay, en el punto exacto donde el Río de la Plata se transforma en Océano Atlántico, existe un lugar con una magia única. Un destino preferido por turistas de todo el mundo y un sitio elegido por figuras internacionales. Personalidades como Ron Wood, Mark Zukerberg, Naomi Campbell, Susana Giménez, Mario Vargas Llosa y Diego Forlán llegan con frecuencia a Punta del Este.

Su apogeo ocurre cada verano cuando su población pasa de 12.000 habitantes estables a casi 500.000 turistas. El principal atractivo está en sus playas, de arenas blancas y agua clara y templada. Pero también en la infinidad de alternativas que esta ciudad ofrece todo el año.

Los visitantes que llegan a esta península ubicada a 131 km (81 millas) de Montevideo encontrarán una activa vida nocturna. Podrán apostar en importantes casinos o asistir a grandes conciertos, eventos y congresos. Degustarán los sabores de algunos de los mejores y más exclusivos bares y restaurantes de la región. Incluso disfrutarán de la obra de artistas plásticos destacados en el mundo.

 

La sola enumeración de todo lo que puede hacerse aquí resulta abrumador.  Sin embargo, no todo es ruido y movimiento en este destino. En efecto, este es un sitio donde la tranquilidad, la seguridad y el descanso son valores especialmente apreciados y cuidados.

 

Punta del Este: destino turístico definitivo en América del Sur

Punta del Este comenzó a ser habitada a mediados del Siglo XVIII. Aunque fue en la primera década del Siglo XX cuando inició el proceso que la consolidaría como destino turístico. Desde entonces, su desarrollo ha sido incesante, hasta convertirse en uno de los principales balnearios de Sudamérica.

Cuando el calor comienza a hacerse sentir en esta zona del mundo, miles de turistas se vuelcan a sus playas. La Mansa, al este de la península, suele ser elegida por familias que buscan aguas más tranquilas. Aquí se pueden alquilar motos de agua, botes y kayaks, y es habitual la práctica del windsurf y kitesurf. Desde la costa se observan los enormes cruceros que llegan a diario. También son frecuente las regatas con decenas de veleros.

Al oeste de la península, en tanto, está la Brava, una playa con mayor oleaje y arenas más blandas. Comienza casi en el “Hombre emergiendo a la vida”, la icónica escultura de una mano que surge de la arena. Popularizada simplemente como “los dedos”, esta obra del chileno Mario Irrazábal es un símbolo de Punta del Este.

 

Pero Punta del Este es mucho más que sus playas. Es una ciudad viva. Hoteles cinco estrellas, edificios de lujo y clubes exclusivos se combinan en armonía con hostels y campings, casas con jardines perfectamente cuidados y plazas en los que conviven todos los públicos.

Paseo de compras

Si te gusta salir de compras, no te pierdas el “fashion drive”, entre la avenida Gorlero y la Calle 20. Aquí encontrarás las mejores tiendas de moda y las joyerías más exclusivas. Gucci, Cartier, Louis Vuitton, Carolina Herrera, Valentino, Yves Saint Laurent, Desigual, Versace, Givenchy, Tommy Hilfiger, Emporio Armani y Calvin Klein. Todos están presentes aquí.

Si en cambio prefieres algo con más identidad local, date una vuelta por la Feria de Artesanos de la Plaza Artigas. Ubicada sobre la avenida Gorlero, es ya desde hace muchos años un paseo infaltable para todos los que lleguen a Punta del Este. Aquí encontrarás artesanías realizadas en cuero, lana, hueso, madera y cerámica. Además hay vestimenta, mates y joyería confeccionada con plata y piedras semipreciosas uruguayas. Algunos artistas plásticos también exponen aquí sus pinturas y esculturas. Este es un lugar ideal, por otra parte, para comprar uno de esos recuerdos que podrás llevarte a casa o regalarle a quien te espera de regreso.

 

Punta del Este, sin embargo, no se limita solamente a lo que ocurre en el cabo donde se sitúa. Su área de influencia abarca otros balnearios, playas y pueblos cercanos.

 

Al este de la península

Internándose en el Océano Atlántico y cruzando un emblemático puente ondulado sobre el Arroyo Maldonado, está La Barra. En esta playa, como en todas en esta zona, se disfruta la calidad excepcional de las arenas y el agua. Pero este es también un típico pueblo de mar. Calles angostas que llegan hasta el océano dan paso a  casas y edificios bajos que se asimilan con un entorno apacible y tranquilo. Por su avenida principal, que suele ser muy transitada en verano, los vehículos circulan casi a paso de hombre. En las veredas, se descubren pequeños atelier, locales de antigüedades y tiendas de indumentaria que se combinan con bares de tragos y comidas con ofertas muy tentadoras. Vale la pena detenerse y dejarse llevar.

 

Más adelante se llega hasta Montoya, donde es habitual encontrar jóvenes practicando deportes en la arena. Por ejemplo, fútbol, volley, paleta…

Pero especialmente, son las olas de Montoya las que la hacen un destino conocido en todo el mundo. Aficionados al surf  acuden buscando sus altos picos. Por eso, aquí se desarrollan con frecuencia torneos nacionales e internacionales de surf. Este movimiento, que incluso también ocurre durante el invierno, la convierte en un atractivo para cualquier visitante que llegue hasta aquí.

Al oeste de la península

Hacia el oeste descubre Punta Ballena.

El lugar en sí mismo es un mirador excepcional desde donde admirar el paisaje que brinda la costa de Maldonado. Pero es la presencia de uno de los artistas plásticos uruguayos más destacados en el mundo, la que lo hace un destino reconocible internacionalmente. Aquí Carlos Páez Vilaró construyó Casapueblo, su casa en las últimas décadas de su vida, pero también su taller. Un museo recuerda ahora su obra en este sitio. Además, existe un hotel diseñado siguiendo las formas tan características que Páez Vilaró le dio a Casapueblo.

 

Punta del Este ofrece una gran variedad de paisajes y actividades. Una mezcla de naturaleza y urbanismo que sorprende y conquista a quienes la recorren. Ningún destino como este en el sur de América otorga tantas posibilidades a los visitantes.

No te puedes perder

 


DURACIÓN SUGERIDA PARA EL SIGUIENTE RECORRIDO: 1 día


 

Arboretum Lussich

En 1896, Antonio Lussich – propietario de una compañía naviera – compró un campo de 1.800 hectáreas (4.400 acres) en Punta Ballena. Entonces todavía era una zona agreste, ocupada por rocas y dunas de arena. Apenas un año después comenzó a plantar en ese terreno centenares de especies de árboles de todas partes del mundo. Un siglo más tarde, convertido en el “Arboretum Lussich”, este predio se transformó en una de las reservas forestales artificiales más grandes del planeta. En sus 192 hectáreas (474 acres), conviven 400 especies exóticas de árboles y arbustos, junto a unas 70 autóctonas. Todas pueden observarse caminando entre los múltiples senderos que existen.

Su principal encanto es, precisamente, apreciar esos cipreses, robles, eucaliptus, pinos, palmeras, fresnos y acacias que lo habitan. Pero además, visitar el mirador desde donde verás Punta Ballena, y recorrer el museo de la vieja casona de Lussich.

Este es un paseo ideal para hacer en familia. Sin embargo, ten en cuenta que el camino puede presentar algunos desniveles y ciertas dificultades. El Arboretum está abierto todos los días en un amplio horario.

Duración del recorrido: 4 a 6 horas

 

Puerto de Punta del Este

Si no visitas el puerto, no puedes decir que has estado en Punta del Este. Es el puerto deportivo más importante de la región. Más de 500 embarcaciones de medio calado pueden amarrar en él.

Recorre el muelle para conocer de cerca el lujo de los yates que llegan a esta terminal, especialmente en verano. En los puestos de pescadores artesanales, compra pescado fresco. Diviértete observando o alimentando a los lobos marinos que se acercan hasta allí.

En el entorno del puerto se encuentran, además, algunos de los bares y restaurantes más importantes de Punta del Este. Aquí no faltarán los platos más tradicionales del Uruguay. Pero, además, descubrirás una variada oferta de sabores, aromas y colores de diverso origen. Los locales de tragos también están presentes, completando una propuesta gastronómica imposible de eludir.

Duración del recorrido: 2 a 3 horas

Parque de las esculturas de la Fundación Pablo Atchugarry

Las artes plásticas uruguayas han trascendido internacionalmente a través de maestros como Joaquín Torres García, Rafael Barradas o Carlos Páez Vilaró. Ahora, el escultor Pablo Atchugarry ha tomado esa posta, convirtiéndose en un embajador de lujo para Uruguay. Sus obras se han vendido en las casas de arte más prestigiosas del mundo. Otras, se han instalado en las ciudades más importantes de Europa y América.

En 2007 se afincó definitivamente en Uruguay construyendo su fundación, a solo 20 km (12 millas) de Punta del Este. Allí montó el Parque de las Esculturas, un predio de 25 hectáreas (61 acres), con un lago rodeado por un jardín verde poblado de numerosas esculturas de madera, acero, hierro, piedra, cemento y fibra. Varias de esas obras son del propio Atchugarry. Otras pertenecen a diferentes artistas nacionales y extranjeros. Todas destacan por su belleza y originalidad y, en algunos casos, también por su dimensión.

Un espacio central ocupa “La Piedad”, la gran estrella de este parque, inspirada en la obra de Miguel Ángel. Instalada en una pequeña capilla, fue creada por Atchugarry en Italia entre 1982 y 1983. Se trata de una pieza de doce toneladas esculpida en un solo bloque de mármol de carrara. La delicadeza de las líneas logradas, la belleza del material utilizado y la emoción que transmiten las figuras dejan al observador sin aliento.

El parque puede visitarse en enero y febrero, diariamente. En tanto, en el resto del año abre de martes a sábado. La entrada es libre y gratuita. Asegúrate de ir con tiempo. para poder conocer el parque completo y las exposiciones que normalmente están montadas.

Duración del recorrido: 4 a 5 horas

 

 

 

Localista
Lugares para encontrarse

 

Dónde comer

Si quieres probar lo mejor de la cocina local, ve al parador “La Huella” de José Ignacio, 35 km (22 millas) al este de la península.

Para la compañía William Reed Business Media es uno de los mejores 50 restaurantes de América Latina. Asegura que “su repertorio en pescados y mariscos a la parrilla es insuperable”. En tanto la revista Condé Nast Traveller – líder mundial en turismo – la ubicó como número 9, entre los mejores clubes de playa del mundo.

En La Huella podrás degustar algunos de los platos típicos del Uruguay. Su especialidad son los pescados, maricos y otros frutos del mar. La corvina negra es una de los preferidas. Pide la recomendación del día. Una propuesta diferente cada jornada que seguro te dejará satisfecho. Y si te gustan los postres, no te vayas sin probar el volcán de dulce de leche. ¡Imperdible!

Recuerda reservar tu mesa con tiempo porque la demanda es muy importante. Pero la calidad de sus platos y el servicio valen el tiempo invertido en la espera.

De paso, ya que estás en José Ignacio, date una vuelta por ese pueblo pequeño y muy pintoresco. Sube al faro. Recorre sus calles para observar las casas de madera que dejan ver el paso del tiempo. Descubre las nuevas construcciones que se combinan armoniosamente con el estilo de una localidad que cuida que no se pierda su carácter agreste y “chic” al mismo tiempo.

Dirección: Calle de Los Cisnes, Playa Brava, José Ignacio
Teléfono: (+598) 4486 2279093 544 898
Web: paradorlahuella.com
Instagram: @lahuella.parador
Facebook: lahuellauy
Mail: info@paradorlahuella.com

 

Dónde tomar algo

En los últimos años, las cervezas artesanales se han ido imponiendo en Uruguay. La posibilidad de degustar algunos estilos de cerveza que hasta hace poco tiempo eran muy escasos es cada vez mayor. Hoy se puede encontrar una oferta muy atractiva y, a medida que más emprendedores comienzan a entrar en este mundo, también se hace muy variada.

En Punta del Este, el mejor lugar para degustar cervezas artesanales es Capi Bar. Podrás elegir entre más de 40 cervezas de varias marcas. La mayoría son uruguayas y a casi todas puedes pedirlas “tiradas” del propio barril, aunque también hay algunas en botella.

Ubicado en plena península, muy cerca del puerto, Capi Bar fue el primero de su tipo en abrir en Punta del Este, en el año 2015. Su propuesta también incluye una buena carta de comidas. Ceviche, frutos del mar, picadas y hamburguesas son algunas de las opciones de su menú.

Dirección: Calle 27 580, esquina Gorlero
Teléfono: (+598) 4243 8103
Web: capibar.com.uy
Instagram: @capi_bar
Facebook: capipde

 

Dónde compartir un mate

Entre la parada 2 y 3 de la Playa Mansa está el muelle de la playa “La Pastora”. Se trata de una estructura de hormigón con una pasarela de madera que se interna más de 100 metros (109 yardas) en el mar. Fue construido a mediados del siglo pasado y sirvió originalmente a un club de pescadores. El paso del tiempo, sin embargo, lo fue deteriorando hasta que en 2008 fue reparado y reciclado. Hoy tiene como principal función recibir a los turistas que en verano llegan en cruceros a Punta del Este.

El extremo del muelle tiene forma de gota y dos niveles. El de más abajo, casi toca el mar. Habitualmente ese es el lugar elegido por aficionados a la pesca que lo aprovechan durante horas. El nivel superior, en tanto, es el sector elegido para quienes prefieren utilizarlo como mirador. La perspectiva de Punta del Este que se tiene desde esa ubicación es inigualable. Es que situarse dentro del mar para contemplar todo el panorama de la península, la Isla Gorriti que se divisa al frente, las sierras de Punta Ballena y la playa mansa, es una experiencia imperdible.

Si además llegas al atardecer, verás unas de las puestas de sol más deslumbrantes de la costa de Maldonado. Un escenario ideal, para compartir un mate con amigos.

Dirección: Paradas 2 y 3 de Playa Mansa, Punta del Este.

 

Te Puede Interesar

0 comentarios

Dejar un Comentario

1 × 4 =

https://www.maestroroller-dakar.com